Entradas

ESPERANZA

La vida era rutinaria. Lo mismo de todos los días. Levantarse por las mañanas y esperar el alba. Luego descubrir que nada había amanecido. Todo era la continuación de los pasados días, semanas, meses y años, sin contar las décadas y siglos. La esperanza era cada vez mas sombría. Las antiguas promesas parecían cuentos de viejas. La tentación a abandonar toda esta aspiración y abrazar lo temporal producía un sentido de culpa. ¡No! No podía ser. La conciencia ya tenía una forma. La voluntad era prisionera de la conciencia. Platón, Aristóteles, Zeno…todos los filósofos griegos y latinos no podían cambiar la sensación de desesperanza. Si entregaba el cuerpo a los placeres la conciencia le advertía las consecuencias. Si buscaba controlar por la fuerza de la voluntad los sentimientos y reprimiera los mismos para no vivir a la merced de estos, la conciencia le recordaba el famoso que se suicidó. No había escapatoria. La razón no podía ser asesinada. Moisés era tan obvio que no era concebible …