Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2017

Regreso

Regreso. Luego del EXILIO viene el regreso. El Dios de Israel fue al EXILIO con el remanente, el verdadero Israel. Y desde el EXILIO preparó a un pueblo para REGRESAR.
Algunos no entendían porque había sufrido por setenta años. La confesión de Daniel en el exilio (Dn. 9) deja claro que lentamente el pensamiento y los sentimientos del pueblo estaban siendo alineados con el Corazón de Dios. Arrepentimiento.
El regreso se dió cuando habían finalmente entendido que solo Jehová era Dios. El nombre de los baales fue erradicado de los labios y corazón de Israel. Ahora Dios los despertaba a REGRESAR a su tierra y edificar el templo. A comenzar de nuevo con el pie derecho.

El Exilio de Israel

La narrativa bíblica es intencionada. Es decir, fue escrita con intención. Los eventos que los profetas narran fueron eventos que el Señor orquestó con la intención de establecer paralelos entre lo que fue con lo que será. No son ilustraciones superficiales. En el pasado que presentan los profetas se esconde el futuro y la realidad de lo que es.
Israel fue exiliado. Lejos de la tierra. Con la memoria de un templo que asentado en Sion brillaba de esplendor. Desde el exilio no era así. La memoria del templo era dolorosa. De hecho, cualquier memoria en exilio es dolorosa. Nostálgica. Y quizás era lo único que les daba la sensación de propósito. Dios había hablado. El Señor había prometido. No era solo Israel. Era el mundo. De Jehová es la tierra y su plenitud, el mundo y todo lo que en él habita...

Muchos habían muerto en el desastre del 586. Dejaron familiares en la miseria de una tierra desolada. El recuerdo, la memoria, era dolorosa. Dulce y amarga.
Pero el Señor los acompaño. Estuvo con…