Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2016

Seriedad profunda y gozo inefable

La seriedad profunda de Dios Dios tiene la indiscutible e indubitable intención de: redimir, completar y bendecir la creación. (Rom. 8). No hay duda alguna. El ha tomado con seriedad profunda esta intención. Su creación y la necesidad de redención no es cosa liviana. Ha sido El y sólo El quien ha orquestado la historia redentora que nos presenta el Antiguo Testamento. Lo ha hecho a pesar de las rebeliones, pecados e iniquidades de los hijos de Adam e Israel. No vacila, ni descansa. No duerme el que cuida a Israel. (Sal. 121). En el momento climático de esta historia redentora  “el verbo se hizo carne”. (Jn. 1.14)
Y en palabras de Pablo: “Dios manifestado en carne”. (1Tim. 3.16).  La Encarnación: evidencia de la seriedad profunda de Dios La encarnación es evidencia indiscutible e indubitable de la seriedad profunda en su intención y propósito. De esto dan testimonio “los muchos” desde Moisés hasta los profetas. Sin embargo, ha sido el testimonio de los apóstoles el que fue acompañado con …